Skip links

Las cosas sin puntos y aparte 2

Desde las antípodas aquellas donde habitan los perdedores que parieron a los extremistas del sado-maso llamados kamikaces, nos llega ahora un anciano ministro de la pasta que dice de repente lo que piensa en pleno éxtasis creativo y pide a todos los demás ancianos, siempre y cuando no sean ministros mira por donde, que se vayan quitando de en medio, pues no hay dinero para ellos por lo que, al día siguiente, ya rompen los rankings de descargas los nuevos juegos producidos a todo trapo “Mil maneras de hacerte el harakiri la primera que elijas es bastante” y, sobre todo, “Pensionistas contra políticos cuerpo a cuerpo y viceversa”, pues este último no implica la desaparición física del usuario, lo que favorece el desarrollo y edición de nuevas versiones y en el que gana el jugador que tarda menos tiempo en teñir de rojo toda la pantalla, mientras el Colegio de Arquitectos convoca un concurso de ideas para recortar con el menor consumo de sangre posible varios pisos de todos los edificios que rascan tanto el cielo que lo arañan, pues se han convertido en refugio de okupas a punto de declarar la independencia desde las alturas dado que las últimas noticias informan que han comenzado a expedir identidades nuevas a sus habitantes y disponen de un sistema que disuelve todo cuerpo que pretenda acercarse, o al revés, a menos de doscientos metros del suelo desde el que emergen las vigas maestras que sostienen cada entramado, continuará…
Palma, Mallorca, 25 de enero de 2013